Descalcez en Público

Una de las cosas que la mayoría de gente se pregunta es que si esta bien o no el andar descalzo en público. Pues bien, la respuesta es simple: ¡Sí, está perfectamente bien andar descalzo en público!

No hay nada malo con un par de saludables pies desnudos. De la misma manera que no hay nada malo con un perfecto par de saludables manos. Al contrario de las creencias populares, no existen leyes u ordenanzas en ninguna parte de Norte América en contra de conducir un automóvil con los pies descalzos, o en contra de ir descalzo en lugares públicos tales como:

  • Oficinas de gobierno
  • Restaurantes
  • Centros comerciales
  • Edificios de oficinas

Si bien es cierto que ciertos lugares exigen el uso de calzado en sus establecimientos para hacer cumplir sus propias reglas de atuendo (tal como algunos restaurantes exigen el uso de atuendo formal), dichos lugares no pueden usar “ordenanzas de salud pública” u otras razones similares para imponer tales reglamentos de vestuario a sus clientes. De tal manera que éstas reglas pueden ser fácilmente retadas.

Es de notar que sí existen ciertos códigos de seguridad los cuales indican el requerimiento de calzado para empleados que trabajan en ciertos ambientes con altos riesgos tales como: temperaturas extremas, objetos o materiales corto-punzantes, etc. Ejemplos de lugares de trabajo con estos tipos de riesgos son: sitios de construcción, quirófanos, algunas fábricas, cocinas industriales, orfebrerías, etc.

¿Qué va a pensar la gente cuando te vean andando con los pies descalzos por las calles?

La verdad es que, lejos de lo que otros puedan opinar, andar descalzo es algo muy personal – de la misma manera que lo es el no usar un par de guantes o un sombrero. Andar descalzo es algo que tú haces por tu propio bienestar, placer y salud.

Estadísticamente hablando, cerca del 80% de la gente ni siquiera nota que alguien más anda descalzo. Algunos podrán estar curiosos y talvez hasta intenten hacerlo también al ver que no esta mal que otra persona lo haga. Un bajo porcentaje de personas desinformadas pensarán que está mal, sin embargo, se guardan su opinión como algo personal. Unas cuantas personas hacen algún comentario o pregunta.

Pensando detenidamente, el período de tiempo promedio que estas en “contacto” con cualquier otro transeúnte en la calle no es más que unos 10 ó 15 segundos. ¿Te vas a dejar influenciar por lo que un completo extraño que sólo te ve unos escasos 15 segundos una vez en tu vida vaya a pensar de ti?

¡Tú puedes descalzarte también!

Sí, cualquiera lo puede hacer. Sorprendentemente, aún después de muchos años de confinamiento, los pies humanos pueden rápidamente adaptarse a su recobrada “libertad”. Al principio, como es de esperarse, puede ser que el andar descalzo sobre superficies nuevas sea una experiencia rara y extraña.

La clave es comenzar despacio y con calma. Una caminata diaria de unos 10 ó 15 minutos, talvez alrededor de la manzana en tu vecindario, es la mejor manera de comenzar. Pronto veras que vas a ir ganando la confianza para ir expandiendo tus experiencias con tus pies desnudos. También irás notando que vas adquiriendo un gusto por ir descalzo. Entre más tiempo pases descalzo, menos vas a desear tener los pies encerrados en un par de zapatos. El calzado se irá convirtiendo en algo opcional o una prenda protectora (como los guantes y los cascos, los cuales son solamente usados en situaciones especiales), en vez de una necesidad diaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s